CHILE REGISTRA EL MAYOR AUMENTO EN LA PREVALENCIA DEL PARKINSON

0
38
Adult and child hands holding encephalography brain paper cutout, Epilepsy and alzheimer awareness, seizure disorder, mental health concept

Se trata de uno de los trastornos neurodegenerativos que va en aumento en nuestro país, al punto que se calcula que cerca de 40 mil personas viven con esta patología en Chile y que, al menos, un 30% lo desconoce.

Esta enfermedad es la segunda en frecuencia después de los 65 años. El principal órgano afectado es el cerebro produciendo una muerte selectiva de neuronas que están implicadas en el control motor y se caracteriza principalmente por una triada motora que se expresa con temblor en reposo, rigidez y enlentecimiento de los movimientos o incapacidad de iniciar los mismos.

Según un estudio realizado por la Revista Médica de Chile: “Chile lidera el ranking latinoamericano de enfermedad de Parkinson”, durante el período 1990-2016, las muertes atribuidas a Parkinson aumentaron en 16,5% mientras que la prevalencia en un 19,9% situando a nuestro país como el que registra mayor prevalencia de esta patología, seguido por Paraguay, El Salvador, Honduras y Guatemala. Los países que reportan menor incremento en prevalencia son Argentina, Cuba y Uruguay.

“Esta enfermedad tiene un inicio más precoz que el Alzheimer y, por lo general, aparece entre los 50 y 65 años y, hasta el momento no se conoce la causa exacta”, señala el neurocirujano de Clínica Tarapacá, Dr. Manuel Gómez.

Además, el documento señala que, si bien el envejecimiento de la población es un factor importante, también existen otras posibles razones que explicarían su aumento, tales como los avances en los diagnósticos y una mejor educación sanitaria de la población, como también factores de riesgo ambientales como la industrialización. Otro de los factores es la disminución de las tasas de tabaquismo, ya que el riesgo de desarrollar esta enfermedad aumenta en personas que han dejado de fumar.

En primera instancia, el Parkinson se manifiesta con temblores en los dedos, manos, mentón y labios. También, el cambio repentino en la forma o el tamaño en la escritura es un síntoma temprano de esta enfermedad. “La pérdida del olfato, problemas con el sueño, dificultad para caminar o moverse, estreñimiento, voz baja, falta de expresión facial, entre otras, son signos de alerta a los cuáles el círculo cercano a la persona debe estar atento para consultar de manera temprana con un especialista”, asegura el especialista.

Sin duda, padecer esta enfermedad afecta a todas las rutinas establecidas, repercutiendo social, familiar, y profesionalmente. El Dr. Manuel Gómez de Clínica Tarapacá, entrega las siguientes recomendaciones básicas para que los pacientes puedan mantener una mejor calidad de vida:

  • Realizar una rutina de ejercicios diarios para fortalecer músculos y articulaciones.
  • Utilizar un calzado correcto que facilite la movilización.
  • Mantener un entorno adecuado y adaptado: evitar alfombras, barandas, etc.
  • Mantener una hidratación continua.
  • Fortalecer la ingesta de frutas y verduras para prevenir estreñimiento.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here